Reserva On Line
Belvedere Logo 72dpi

NUEVA ETAPA DE BELVEDERE, CAMBIO DE IMAGEN Y PROPUESTA GASTRONÓMICA

El chef valenciano Kiko Lázaro, reconocido como uno de los cocineros jóvenes del momento con mayor proyección, se pone al mando de los fogones

Tras un proceso de renovación, el Restaurante Belvedere de Benidorm ha reabierto sus puertas con un cambio de imagen y una apuesta por la cocina de autor liderada por el chef valenciano Kiko Lázaro. Se trata de un cambio de posicionamiento donde la gastronomía tiene un papel protagonista, siempre acompañada por las privilegiadas vistas al mar y al skyline de la ciudad.

 

La carta, diseñada por Kiko Lázaro, combina lo mejor de su cocina de interior, con los productos de la zona, procedentes del mar, y siempre con la mejor materia prima. Además de la carta, Belvedere ofrecerá menús ejecutivos para el mediodía, así como menús degustación y especiales para grupos y fechas señaladas. La idea es ofrecer una cocina de mercado, accesible y con una excelente calidad-precio para todos quienes buscan una propuesta elaborada en la ciudad.

 

El Chef, Kiko Lázaro

A pesar de su juventud, Kiko Lázaro (Ayora, 1988) cuenta con una dilatada trayectoria profesional y el reconocimiento de ser uno de los cocineros valencianos del momento con mayor proyección. Anteriormente, ha trabajado en algunos de los mejores restaurantes de hoy en día como son Vertical (Jefe de cocina) que tuvo el galardón de Estrella Michelin, Contrapunto Les Arts (Jefe de cocina) o Vuelve Carolina, del tres veces Estrella Michelin, Quique Dacosta, así como otros con valoración popular, el más reciente, La Maja de Altea, también en La Marina Baixa.

Nueva imagen corporativa

Esta nueva apuesta por la gastronomía supone un cambio de posicionamiento que se ha querido transmitir también en la renovación de la imagen corporativa, más fresca y moderna.

La utilización de los trazos de acuarela (watercolor) hace explícita su relación con el mar a través de sus ventanales panorámicos, desde los que se aprecian las mejores vistas de Benidorm, que incluyen el mar, su isla, el casco antiguo y las montañas.

Una imagen fresca, adaptada a un nuevo concepto en el que la proximidad cobra todo el protagonismo. Los colores del entorno para una cocina de los alrededores, sin renuncias a la tradición y a la modernidad.